english   français   italiano  
TURISMO
.
Durante su alojamiento en Santo Domingo no puede irse de la ciudad sin hacer un recorrido por la Zona Colonial. Es el centro histórico de la ciudad y como su propio nombre indica data de la época en que la isla era una colonia del Reino de España.

Un paseo por la Zona Colonial es como trasladarse a través del tiempo unos siglos atrás. Uno de los principales edificios históricos que se pueden visitar es la Catedral. Se trata de la primera catedral construida en el continente americano y se inició en el año 1514. En el edificio se mezclan elementos góticos y renacentistas. La fachada donde se encuentra la entrada principal es de estilo plateresco, en la calle Arzobispo Meriño, la puerta del lado norte es de estilo gótico y es el acceso actual a través del Parque Colón, una plaza siempre concurrida por dominicanos y visitantes extranjeros, donde se encuentra un monumento a Cristóbal Colón. En esta misma plaza, y frente al edificio de la catedral, se encuentran varias cafeterías con terrazas donde realizar una parada para tomar algo mientras se disfruta del ambiente de la zona. También allí mismo se ubica el Hard Rock Cafe e igualmente se pueden comprar artesanias locales y tabaco dominicano en diversos locales.

Una de las calles que confluyen en el Parque Colón es la calle El Conde, una calle peatonal donde se encuentran multitud de cafeterías y comercios de todo tipo para comprar recuerdos de su paso por la ciudad. Esta calle termina en la llamada Puerta del Conde, lugar donde se proclamó la independencia del país en 1844. Allí mismo se encuentra el Parque de la Independencia donde se ubica un mausoleo en conmemoración de los padres de la patria Sánchez, Duarte y Mella.

Uno de los edificios cuya visita es imprescindible en la Zona Colonial es el Alcázar de Colón que se comenzó a construir en 1510 y que fué residencia de Diego Colón, primer virrey de América e hijo de Cristóbal Colón. En la actualidad alberga un museo que se puede visitar para contemplar, a través de sus diversas estancias, objetos y mobiliario de la época. El edificio se encuentra en la Plaza España, una gran explanada donde se ubican numerosos restaurantes con terrazas frente al Alcázar y, donde al caer la tarde, la temperatura es muy agradable para disfrutar de una cena. En la misma plaza se encuentra también una estatua de Nicolás de Ovando, fundador de la ciudad.

Bajando por unas escaleras desde el exterior del Alcázar se llega hasta las Reales Atarazanas, edificios de los siglos XV y XVI que servían de almacenes y que en la actualidad albergan restaurantes, galerías de arte y un museo donde se pueden contemplar objetos rescatados de restos de los naufragios de galeones.

También a pocos metros caminando desde el Alcázar se encuentra el Museo de las Casas Reales, un imponente edificio en piedra que se construyó a principios del siglo XVI para albergar la Real Audiencia, un especie de tribunal superior de justicia con jurisdicción sobre todo el Nuevo Mundo. Actualmente es un museo donde se conservan objetos y documentos de la época del descubrimiento.

Justo donde se encuentran las Casas Reales se inicia la calle Las Damas, calle emblemática de la Zona Colonial y que recibe ese nombre porque por ella paseaban las damas de la virreina, esposa de Diego Colón. Esta es una de las calles donde mejor se recrea el ambiente colonial a través de sus construcciones. En esta calle se ubica otro de los edificios de visita imprescindible, la Fortaleza Ozama, la construcción militar más antigua de América, se comenzó a construir en 1502. Dentro de la fortaleza se encuentra la Torre del Homenaje, un edificio con aspecto de pequeño castillo medieval.

Otras calles importantes en la Zona Colonial son:

Calle Las Mercedes, que parte desde la Plaza España y llega hasta el Parque de la Independencia. En esta calle podemos encontrar entre otros edificios la iglesia de las Mercedes del siglo XVI y la Casa de las Gárgolas.

En la calle Padre Billini se ubican entre otros el Convento de los Dominicos, edificado en 1510 y que acogió desde 1538 la primera universidad de América, y la Casa del Tostado, edificio del siglo XVI donde se ubica un museo dedicado a las artes plásticas y decorativas del siglo XIX.

Calle Isabel la Católica, paralela a la calle Las Damas. En esta calle y frente al Parque Colón se encuentra la casa de Los Medallones, del siglo XVII, que se utilizó como cárcel. También se ubica en esta calle una de las primeras casas residenciales de la ciudad que data de 1509, la Casa del Cordón, así como el Museo Duarte y la iglesia de Santa Bárbara construida en 1574 que fué saqueada por el pirata Drake. En la calle Isabel la Católica se pueden encontrar muchos comercios de artesanias y recuerdos, asi como también muchas de las oficinas bancarias de la Zona Colonial.

Desde la parte sur de la Zona Colonial, a pocos minutos caminando podemos llegar hasta el Malecón, un paseo marítimo bañado por el Mar Caribe, donde se celebran todo tipo de desfiles y conmemoraciones, como por ejemplo el carnaval en el mes de febrero. Es una larga avenida donde se ubican algunos de los mejores hoteles frente al mar, también se pueden encontrar restaurantes y locales nocturnos.

Otra de las zonas interesantes para visitar en Santo Domingo es la Plaza de la Cultura, ubicada en la avenida Máximo Gómez y en el centro de la cual existe una fuente monumental. En esta plaza se encuentran algunos de los principales museos de Santo Domingo.

Museo del Hombre Dominicano. Colecciones de arqueología y etnografía.

Museo de Arte Moderno. Obras plásticas de autores contemporáneos.

Museo de Historia Natural. Minerales, animales e insectos disecados de especies autóctonas.

Museo Nacional de Historia y Geografía. La muestra más importante sobre la historia del país.

También se ubica en la Plaza de la Cultura el Teatro Nacional con capacidad para 1700 personas.

En la parte oriental de Santo Domingo, cruzando el río Ozama, se encuentra el Faro a Colón. Se trata de un imponente edificio que intenta simbolizar dos ideas, en planta tiene forma de cruz y al mismo tiempo su construcción tiene forma de pirámide maya. Este edificio se inaguró en 1992 para conmemorar el Quinto Centerario del descubrimiento de América. En su interior se guardan los restos mortales de Cristóbal Colón además de varios museos y exposiciones.

También en la parte oriental se pueden visitar las Cuevas de los Tres Ojos, unas lagunas situadas a veinte metros de profundidad en unas cuevas, y el Acuario Nacional, situado en la Avenida España y donde se pueden contemplar numerosas especies marinas.

Después de un recorrido turístico por Santo Domingo si queremos relajarnos, disfrutar rodeados de naturaleza y alejados del bullicio de la ciudad podemos visitar el Jardín Botánico, en la parte noroeste. Es un inmenso espacio verde donde contemplar las especies autóctonas del país.